Baby Shower: costumbres, últimas tendencias, su historia, juegos, y… ¡también para ellos!

Fiesta Baby shower: la bienvenida a los nuevos integrantes de la familia

¿Quieres saber de dónde viene la tradición del baby shower? Te contamos varias curiosidades y aportamos algunas ideas que os pueden ser de gran utilidad para esta celebración.

¿Una nueva moda?

Puede parecer algo muy moderno y pensemos que es un invento traído de EEUU como otra excusa para consumir más. Sin embargo, las fiestas baby shower no son nada nuevo. De hecho, es una celebración que data desde hace miles de años, de épocas egipcias y romanas. Claro que en aquellas épocas el sentido era algo distinto al que le damos hoy. En el pasado era, sobre todo, una oportunidad para las mujeres. Servían para que ellas, que se encargaban exclusivamente de la crianza de los niños, se reunieran para compartir experiencias sobre la maternidad y la crianza de los primeros meses del bebé. De esta forma se aconsejaba a la nueva madre para darle apoyo y orientación en esta nueva etapa de su vida.

La celebración se le hacía a la madre primeriza y, por lo general, se realizaba una vez el bebé hubiera nacido como una forma de presentar el bebé a familiares y los amigos más cercanos.

En la actualidad…

Hoy en día es una fiesta internacionalizada, aunque cada país lo adapta a sus costumbres. En Inglaterra, por ejemplo, se lo conoce como wetting the baby’s head, mientras que en otros lugares como en Argentina se conoce como la fiesta del pañal. En España se ha adoptado el nombre americano «baby shower», que traducido significa: el baño del bebé, haciendo referencia al baño de regalos que se suele dar al recién nacido, o a su madre, con esta fiesta.

Esta celebración mantiene aspectos básicos, pero ha ido evolucionando y adaptándose a los tiempos que corren. Sigue siendo una ocasión para celebrar la llegada de un hijo, aunque ahora suele hacerse previo al nacimiento del peque, o posterior, según lo requiera la situación en particular del embarazo o preferencia de los organizadores.

También se ha popularizado la idea de preparar juegos relacionados con el peque para hacer más divertida la reunión. Y por supuesto, el momento estrella, hacer regalos a los futuros padres para ayudarlos en las primeras etapas.

¿Cómo preparamos un Baby Shower con estilo? Saber elegir el momento, la comida y bebida, juegos…E incluso enfocarlo para ELLOS hará de tu Baby Shower único e inolvidable

Actualmente los baby showers los suelen organizar las propias madres/padres o bien algún familiar cercano o amigo íntimo. Esta última opción es la más extendida, ya que si no puede parecer que se intenta poner en el compromiso a nuestras amistades a regalarnos cosas. Aun así, hay que aclarar que hacer regalos no es una obligación.

En el caso de que sintamos la necesidad de tener al menos un detalle, hay alternativas muy económicas y que serán de mucha ayuda a los padres tales como pañales, un biberón o simplemente unos patucos. Lo importante en esta ocasión es reunirse para celebrar la llegada del nuevo miembro de la familia y compartir experiencias con los futuros padres. En casa o mejor en un local de fiestas donde estemos más cómodos y podamos invitar a más amigos. 

El momento indicado…

Un tema importante a tener en cuenta a la hora de organizar un baby shower, es elegir en qué momento ha de realizarse. Comúnmente se suelen elegir los meses previos al parto, a partir de los 7 u 8 meses. Pero en este caso, habrá que tener en cuenta las circunstancias del embarazo: que la madre no tenga ninguna dolencia, que no necesite pleno reposo y cualquier detalle que pueda hacer que no disfrute al 100% de este día.

Algunas de las ventajas de celebrarlo antes del parto, es que la madre no tendrá que estar pendiente del bebé. Además podrá compartir sus dudas e inquietudes entre amigos y familiares, quienes podrán darle consejos y apoyo en los últimos meses del embarazo que pueden ser algo complicado, sobre todo para las madres primerizas. También se puede aprovechar esta ocasión para dar a conocer el sexo del bebé, el nombre, etc. Detalles que los padres hayan decidido guardar hasta último momento.

Si elegimos hacerlo después del parto el momento indicado puede ser uno o dos meses después del nacimiento. Esta opción puede ser muy interesante, porque así, amistades y familiares podrán conocer al bebé en una única reunión. Así se podrá evitar que los padres se pasen los primeros meses, más delicados, recibiendo visitas constantemente. También, de esta manera los regalos podrán ser más específicos y personalizados. A esa altura ya se conocerán las características físicas del bebé (peso, altura, sexo). Los regalos serán más acertados y no acabarán descartados sin poder usarse porque son muy pequeños o porque el bebé ha crecido demasiado rápido, algo que es muy normal en un recién nacido.

¿Qué preparar de comida?

Hay miles de opciones sencillas y baratas para preparar.

Solo tendremos que tener en cuenta a qué hora del día haremos la celebración. Por lo general, los Baby Shower se hacen por la tarde-noche y se amenizan con una merienda o picoteo, que con algunas ideas y algo de dedicación podemos hacer que sea original y divertido de preparar. Os dejamos un par de ideas fáciles pero ya sabemos que hay muchísimas posibilidades dependiendo del tiempo que queramos dedicarle. Si no podemos dedicarle tiempo a la cocina, tranquilos, aquí están las soluciones. 

Es la versión más fácil de preparar que hemos encontrado, para que no digáis que os hacemos trabajar mucho
Más sencillo imposible…

 

 

 

 

 

 

 

 

Para comer…

Están los tradicionales bocadillos con todas las variantes que existen, las mini hamburguesas, y no nos olvidemos de los ya más que conocidos, cupcackes. Pero también podemos pensar en una alternativa más “saludable”.Por ejemplo, frutas presentándolas en forma de brochetas, verduras con una fondue de quesos o hummus, empanadillas de verduras o pisto, frutos secos, o tostas con aguacate o salmón ahumado, etc.

Para beber…

En cuanto a las bebidas, el café, infusión o incluso cerveza o vino se pueden acompañar con batidos de frutas tipo smoothies o batidos de chocolate hecho por nosotros mismos. Esto dependerá nuevamente de si elegimos una celebración tradicional o estilo “healthy” que tanto se lleva ahora y que, por cierto, es más compatible con la embarazada o lactante.

Ya sea que elijamos estilo tradicional,  saludable o una mezcla de ambas, lo importante aquí es que la comida y bebida se presente de una forma llamativa y que invite a probarlo todo. Sabemos que la comida entra por los ojos, así que saquemos provecho de esto y hagamos que una simple merienda o picoteo se convierta en un banquete delicioso y súper apetecible.

Y para entretenernos…

En los baby shower actuales cada vez es más común que se preparen juegos para entretener a los invitados. Te presentamos algunas ideas para que las adaptes a tus gustos:

Adivina el diámetro de mi barriga

Se les da a los invitados un rollo de hilo o lana y estos deben cortarlo por donde creen que está la medida exacta del diámetro de la barriga. Luego se mide con la embarazada y el que da con la medida correcta, gana.

¡A pintar la barriga!

Algo que se ha puesto súper de moda, por no decir que es imprescindible. pintar la barriga de la embarazada (belly painting) ¿Opciones de dibujos? ¡Las que quieras! Pueden hacerlo las invitadas como una actividad más para pasarlo bien. Pero sin duda si quieres un bonito recuerdo recurre a alguien que se dedique a eso, una profesional 

Además te ofrecerá una sesión personalizada y relajante muy aconsejable. Sus materiales son antialérgicos y apropiados para este momento tan delicado. Te hacen auténticas obras de arte en el vientre, pinturas temáticas en profesiones, hobbies, paisajes, Disney, bebés adorables … ¡¿Y por qué no?! Las invitadas pueden pintarse a juego contigo como te mostramos en esta foto. 

¡Hora de la papilla!

Se sienta al padre, o algún invitado de confianza y se le pone un babero. Luego se le venda los ojos a la madre y esta tiene que darle de comer papilla. Con este juego te aseguramos que no faltarán las risas.

Prohibido decir bebé

Cada uno de los invitados tiene que contar una anécdota de cuando era pequeño. Algo divertido. Pero la consigna aquí es no decir la palabra bebé. Al que falle se le puede hacer algún pequeño “castigo”, como pintarle la cara con maquillajes divertidos.

La bolsa mágica

Tendrás que poner en una bolsa, papeles con diferentes actividades como cantar una canción de bebés, dar un consejo a la madre, contar una anécdota de la infancia (o de tus hijos cuando eran recién nacidos), dar a conocer algún truco de maternidad, etc. Todas las actividades que se te ocurran, repartirlas a los invitados y ¡a participar!

Hay miles de opciones más. Solo hay que echarle imaginación. Y por supuesto, ¡no te olvides de preparar algún detallito para los ganadores!

 

¿Has participado u organizado tú un baby shower? ¡comparte con nosotros tu experiencia e ideas!