Tíos y tías: ¿los familiares más molones?

Los tíos y tías crean con sus sobrinos un vínculo muy especial. Debido a su edad, por lo general, tendrán cierta autoridad para los más pequeños, aunque el trato será diferente con ellos que con los padres o abuelos. Se trata, sin lugar a dudas, de una relación diferente y muy especial.

Este vínculo entre sobrinos y tíos es de lo más bonita y positiva. Ellos son quienes se acuerdan de los niños en los momentos más importantes de su vida, están ahí para apoyarles en cada una de sus decisiones, aconsejarles cuando no son capaces de confesar algún secreto a cualquier otra persona y son capaces de guiarles cuando se equivocan.

Además de poder crear una relación de lo más especial, estos familiares son una pieza fundamental en la educación de los niños: son consejeros, amigos, confidentes y muchas más cosas. Al fin y al cabo, los niños aprenden de todas aquellas personas que forman parte de su vida.

¿Quién no recuerda la visita de los tíos y las tías a casa? A los niños les encanta cuando van a verles y a jugar con ellos. Y es que, la relación entre tío y sobrino se crea dependiendo del grado de relación y la frecuencia de contacto entre ambas partes. Si se mantiene un vínculo consolidado, ¡nada lo destruirá! Los tíos y las tías son para los pequeños de lo mejor que tienen.

¿Qué beneficios aportan los tíos y tías a los niños?

Compartir pasión por las mismas aficiones puede ser un nexo de unión muy fuerte entre tíos y sobrinos. Esto les ayuda a pasar tiempo juntos, lo que hará que los niños tengan a su lado otra figura familiar que les ayudará a mejorar la confianza en sí mismos.

Por otro lado, ellos pueden convertirse en grandes amigos de los niños como mencionamos anteriormente, estando siempre tanto en los buenos como en los malos momentos. ¡Los tíos y tías son lo más!

  • Planes originales: llevan a los pequeños a parques de bolas, talleres, cine, a la playa, museos… A veces viene bien probar cosas nuevas. A los niños les vendrá genial relacionarse con otros familiares, así como los padres agradecerán tener algo de tiempo para sus obligaciones mientras los pequeños lo pasan en grande.
  • Son los canguros ideales, regalando momentos divertidos y locos cuando los padres tienen que salir de casa. ¿Quién sabe? Puede que cuando vuelvas tu salón sea un campo de batallas de una guerra de cojines, haya tipis… ¡Cualquier cosa!
  • Tienen grandes historias que compartir sobre el pasado de la familia. Los pequeños deben ser conscientes de que los padres también fueron niños algún día.
Scroll Up